En el mundo hay sólo dos maneras de triunfar, por la propia capacidad o por la imbecilidad ajena

en

En el mundo hay sólo dos maneras de triunfar, por la propia capacidad o por la imbecilidad ajena

Jean de La Bruyere

Maria