No hay que tener miedo ni de la pobreza, ni del destierro, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo

en

No hay que tener miedo ni de la pobreza, ni del destierro, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo

Maria

Yo también me he sumado a la moda de las frasecitas, espero que os gusten.