Por el dolor llegamos a saber que nuestra vida no es una diversión, sino un deber

en

Por el dolor llegamos a saber que nuestra vida no es una diversión, sino un deber

César Cantu

Maria