Reconocer los defectos cuando son reprendidos, es modestia; hacer alarde de ellos sin necesidad, es orgullo

en

Reconocer los defectos cuando son reprendidos, es modestia; hacer alarde de ellos sin necesidad, es orgullo

Maria